divendres, 30 de maig de 2014

Pequeño canto al alma femenina

Este texto está dedicado a todas las mujeres y todos los hombres que están redescubriendo la energía femenina, su alma.

Es un texto que dediqué a las mujeres asistentes a nuestro "último" círculo.

 
El corazón de la mujer es fuerte porque es sabio,
y dentro de su sabiduría ama y abraza,
como tan solo lo saben hacer las madres,
las madres de hijos,  madres de proyectos acabados e inacabados,
de sueños del  alma descubiertos y todavía por descubrir.

Lo abraza absolutamente todo,
a veces con pena, y con dolor, pero siempre con fuerza,
aunque sea entre lágrimas.
También sabre abrazar con ternura y calor,
aunque ella necesite la misma calidez y amor que da.

El corazón de una mujer despierta otros corazones con su propio latido
y con la fuerza de su alma, que se escapa,
a veces tímida y esquiva como una pequeña hada,
a veces fiera y salvaje como una leona.

Su mirada... que deja entrever su alma
donde muchos desearían saber que guarda escondido,
qué secretos y rincones llenos de esperanzas, de dolor, de gozo insospechado,
de alegrías, de fracasos, de sueños rotos y de victorias silenciosas.

Su alma, su corazón, su cuerpo...
lleno de recuerdos, palabras, imágenes, anhelos...
Toda ella, toda la mujer en sí misma,
dejando rastro allá por donde pasa, queriendo y sin querer,
derramando magia, luz, sabiduría, silencio...

Imagen: Moon dancer de Moonywolf

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada