dijous, 5 d’abril de 2012

La interconexión del campo energético humano

Las personas somos campos energéticos unidos al conjunto no hay un campo energético separado de nada, es imposible. Si tuviésemos la visión adecuada para ver los campos energéticos de las personas, de los animales, de la naturaleza, del aire, de los objetos... veríamos cómo todo está conectado entre sí y una fluctuación energética influye en el estado de todo lo que le rodea y más allá pues es una reacción en cadena sin fin.
Cualquier pensamiento, sentimiento, emoción o acción repercute en el estado de nuestro campo energético. Un pensamiento positivo hace que nuestro campo vibre más alto, un sentimiento de amor también hace que nuestro campo vibre más alto, un poco de práctica espiritual (como meditar por ejemplo) hace que nuestro campo se dispare.
Un campo que vibra alto, es un campo que irradia una serie de cualidades: paz, bienestar, amor, concentración. Hace que las personas que interactúen con nuestro campo se sientan tocadas por algo maravilloso, que les hace realizar cambios por ellas mismas, con sólo entrar en contacto con nuestro campo.
Es por éste motivo que es tan importante que empecemos a realizar un gran cambio por nosotros, por amarnos, por cuidarnos, por cambiar todo ese negativismo que llevamos dentro por cosas que nos llenen, que nos hagan vibrar de felicidad. Si nos convertimos en personas positivas, emprendedoras, alegres, amorosas, honestas, auténticas... Nuestro campo energético vibrará diferente, mejor, y nuestro entorno cambiará irremediablemente, y el entorno de nuestro entorno también, y así hasta llegar a donde no te imaginas.
Es la responsabilidad de cada uno cambiar el mundo, empezando por uno mismo, y de hecho no hay que preocuparse de nada más: querer bien, pensar bien y actuar bien, con nosotros mismos y con todo lo que nos rodea.
Mejorarse y cultivarse interiormente, mejorar y cultivar nuestro entorno… no hay más secreto que ese para cambiar el mundo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada