dilluns, 16 d’abril de 2012

Elixir de jaspe rojo

El jaspe rojo es un mineral que nos aporta gran energía y vitalidad. Al ser un mineral opaco está más armonizado con las energías de la tierra, por lo que posee un gran poder enraizador.


Es un mineral de fuerza y de poder, se puede utilizar para potenciar cualquier elemento que deseemos ya sea un espacio que esté muy carente de energía o utilizado en terapia para darnos un toque extra de energía si nos encontramos un poco flojo o si hay un punto en nosotros que requiera ese aporte extraordinario.

Por onda vibratoria y de color se corresponde con el chakra raíz, así que podemos utilizar este mineral para tratar los desódenes que puediera éste tener, a excepción de una sobrecarga de energía, que yo en este caso utilizaría otro tipo de minerales con un poder más regulador como podría ser el cuarzo ahumado.

El elixir de este mineral nos puede ofrecer: una recarga de energía extra para afrontar momentos de falta de aliento o de ánimo, nos ayuda en momentos de cansancio ya sea a nivel físico como mental, no ayuda a encontrar la ilusión y nos da ímpetu, fomenta el espíritu emprendedor y las ganas de luchar, nos enraiza con la tierra y nos centra en el momento en el que nos encontramos evitando las huidas mentales hacia atrás y hacia delante.

Util en momentos de: baja forma, falta de ánimo, inapetencia, falta de vigor, cansancio físico o mental, astenia, falta de conexión con la tierra y con nuestra vida.

¿Cómo elaboramos el elixir?

Método completo: dejar 1 pieza de jaspe más o menos grande (imaginemos una piedra plana de unos 10 cm. de diámetro, sería una buena medida, pero si no disponemos de ella lo que tengamos) en un bote de cristal transparente con 200 cc de agua (1 vaso) y lo dejamos al sol y serena durante 9 días. Al finalizar el proceso de cargador de agua debemos fijar la energía del jaspe con alcohol (yo utilizo brandy) además de proteger el agua para que no se corrompa, así que hay que añadir al agua 2 cucharadas soperas del alcohol elegido y ya tenemos nuestro elexir casi elaborado.

Método exprés: poner la cantidad de agua que vayamos a tomar con la pieza de jaspe en un cazo y llevar a ebullición, hervir durante 3 minutos, dejar reposar hasta que enfríe y tomar. Con un dedo de agua en 1 vaso es suficiente.

Ya véis la diferencia el método exprés que para que nos heche una mano en un momento determinado y el método completo es para hacer un tratamiento de más de 1 día, se utiliza para cosas más profundas y más o menos crónicas.

Proceso de sellado del elixir: Como nos lo vamos a tomar nosotros vamos a sellar el elixir con nuestra energía para acabar de redondear el proceso y que sea lo más adecuado para nosotros, bastará con mantener entre las manos el frasco donde hayamos añadido el elixir mientras respiramos profundamente y en estado de meditación o calma y concentración pensamos en qué queremos que el elixir nos ayude (ojo, siempre desde la vertiente positiva (ejemplo de como sí hay que hacerlo: al tomar el elixir que ahora sujeto entre mis manos me llenará de fuerza y vigor para afrontar mi día a día con toda la energía que yo necesito. Ejemplo de cómo no hay que hacerlo: al tomar este elixir me sentiré menos cansado y me ayudará a estar menos desilusionado y falto de expectativas). Básicamente lo posito carga y lo negativo descarga aunque sea con un no o un menos delante. Bastará con mantenerlo unos minutos, en estado de meditación cada cual ya sabe el tiempo de carga de que necesita.

Modo de empleo: Tomar 9 gotas justo después de levantarse cada día durante el tiempo que estimemos necesario, pero nunca más de 40 días, si se necesita más tratamiento descansar durante 9 días y volver a tomar 40 días más, así hasta que se note mejoría. En cualquier caso deberemos notar una mejoría desde el principio aunque sea leve y con una evolución paulatina, si esto no sucede es que no es el tratamiento que nosotros necesitamos, con lo cual aconsejo que se visite el profesional especializado al caso.

Advertencias y observaciones: Se aconseja no tomar después de comer y nunca durante la noche pues nos puede privar del sueño. Este tratamiento no sustituye a un tratamiento convencional de ningún profesional ya sea de la salud natural o de medicina alopática. No utilizar con niños. Ante cualquier duda consultar siempre con un profesional cualificado que os pueda asesorar y orientar en el problema que podáis presentar.

3 comentaris:

  1. Muy interesante Elisabet. Creo que no tengo ningún jaspe por casa, pero seguro me haré con él pronto pues es un básico.

    A mi en lo que me entran dudas es a la hora de limpiar y recargar las piedras. Cada cuanto hacerlo? Sobretodo cuando son colgantes que llevo al cuello casi a diario.

    Un beso!

    ResponElimina
  2. Hola Nefer!

    Pues con los minerales que utilizas casi a diario yo recomiendo limpiarlos cada 15 días, si hay minerales que los utilizas con menos asiduidad lo mejor es dejarlos limpios cuando los hayas utilizado así cuando lo vuelvas a necesitar ya los tendrás limpios siempre y cuando no los hayan tocado otras personas ni los hayas tenido en exposición directa como por ejemplo encima de una mesa o una estanteria, ya que en ese caso digamos que purifican también el ambiente y por ello tendrían el mismo trato que los que se llevan como colgantes o pulseras que se limpian cada 15 días. Resumiendo:

    - Minerales personales que se lleven puestos o minerales ornamentales: cada 15 días
    - Minerales utilizados ocasionalmente: se limpian después de haber sido utilizados y se guardan.

    Excepciones: Si tienes una termporada en la que estás especialmente "cargada", que tienes más estrés o estás más triste... debes limpiar los minerales personales cada semana. Y si hay alguna persona que haya tocado algun mineral personal tuyo lo debes limpiar en cuanto te sea posible.

    Esto a grandes rasgos y generalizando, yo lo que recomiendo personalmente es que conectes con tus minerales y enseguida sabrás cuando necesitan ser limpiados pues lo notarás que no vibran de la misma manera cuando están limpios que cuando se han cargado y depende de las persona que te los toque tampoco necesitarás limpiarlos automáticamente, también sabrás si ha afectado a tu mineral o no por la manera en la que vibra.

    Espero haberte sido de ayuda, un besote!

    ResponElimina
  3. Muchas gracias Elisabet! No había podido ver tu respuesta hasta ahora. Lo explicas de catergoría. La verdad, es que tengo tanto minerales de uso corporal ornamental como minerales decorativos en estanterías y mesas, por lo que de una forma u otra los tendré que limpiar cada 15 días.

    Ultimamente los he dejado bastante, tanto por pereza como porque me apetece vestir otros ornamentos, y quizá parte de la razón de las "pocas ganas" que me entran de llevarlos cuando los veo es que están cargados de energía sucia.

    Tengo un libro de minerales, veré la mejor forma de limpiarlos. Porque hay gente que me dice que en agua con sal, otros que no, solo con la luna y el sol, y necesito sentarme y leerlo bien.

    Un besote y mil gracias!!!

    ResponElimina