dijous, 15 de març de 2012

Botiquín natural

En nuestras casas disponemos de cierto elementos, tanto alimentos como plantas que en ciertos momentos nos pueden servir de gran ayuda con algunos problemillas de salud circunstanciales que podamos tener, vamos a repasar algunos de ellos:

Ajo: Es un potente antifúngico, antiviral y antibacteriano. Lo podemos comer crudo, un poco hervido o aplicar directamente, depende del problema que podamos presentar. Nos ayudará en problemas de gripes, infecciones de garganta y parásitos, entre otros.

Cebolla: Muy útil cuando hemos cogido un resfriado, lo mejor es licuarla junto con otras verduras, ya que sola es muy fuerte y tomarla bebida, si aún así nos resulta muy fuerte o se la queremos dar a los más pequeñitos de la casa hay que blanquerla previamente, esto es hervirla un poquito, hasta que se suavice.

Limón: Antivírico, antifúngico y antiséptico, entre otras muchas virtudes, el zumo de limón lo podemos utilizar para montones de desarreglos diferentes. Para hacer gárgaras cuando haya amigdalitis, mezclado con agua o agua carbonatada mejor cuando tenemos una digestión pesada, mezclado un aceite de oliva para limpiar un poco el hígado... y externamente para cortes o heridas, se utiliza como desinfectante; para aclarar manchas de la piel; como purificantes de pieles con tendencia a acumular muchas toxinas y residuos.

Patata: Directamente aplicada sobre la piel ayuda a curar quemaduras y alivia los picores de picaduras de insectos. El jugo de patata cruda nos ayuda a mejorar en gran medida la acidez estomacal.

Tomillo: Es antivírico y antiinfeccioso. Tomar en infusión cuando tengamos una gripe o resfriado.

Manzanilla y menta: Para arreglar ligeros desarreglos digestivos, dispepsias y flatulencias, para las flatulencias son también enormemente efectivas las infusiones de anís estrellado e hinojo, unido a las dos plantas anteriores, aunque también se pueden tomar separadas.

Saúco: En infusión para mejorar estados febriles, es aconsejable que la fiebre no se corte pues es una respuesta corporal de defensa antes un ataque vírico o bacteriano, no obstante cuando pasa de 39º ya es mejor empezar a tomar medidas, así pues se puede tomar esta infusión o hacer emplastos de arcilla en la zona del abdomen o mojar con agua y vinagre la frente, el abdomen y las muñecas.

Salvia: Plantita imprescindible para las mujeres, aunque también se utiliza cuando haya resfriados. Aún así su uso más destacable es para ayudar a aliviar molestias premenstruales y de menstruación.

Vinagre: Muy útil para cualquier tipo de picadura aplicado directamente, sólo o con agua, en forma de compresas frías.

Aloe Vera: Aplicada externamente para quemaduras, para pieles acnéicas, eccemas... cualquier problema de la piel, tener en cuenta no obstante, que no es una planta hidratante, sino más bien purificante.

Aceite esencial de lavanda: Se utiliza para los dolores de cabeza, se pone una gotita en cada sien y una en el entrecejo y se hace un pequeño masaje con los dedos en sentido de las agujas del reloj; para ayudar a relajar y a dormir. Se pone en el agua del baño, en aspiración con un difusor o tomado dos gotitas en un terrón de azúcar (sólo si es puro, hay que certificar primero que es de los que se puede tomar pues hoy en día los hay que sólo son para quemar y éstos no sirven para tomar); para quemaduras, ayuda a recuperar, combinado con el aloe vera, muy rápidamente una quemadura; para cortes y magulladuras, hace un efecto similar al del limón pero además ayuda a recuperar más rápidamente el tejido; para dolores musculares suaves.

Aceite esencial de romero: Para dolores musculares más fuertes, para esto también se puede utilizar el aceite esencial de enebro, pero el de romero es mucho más seguro, pues el de enebro es fuerte y no apto para niños o embarazadas.

Aceite de hipérico: Para contusiones.

Arcilla verde: en cataplasmas externas para dolores articulares, hinchazones, picaduras, eccemas e impurezas.

Jengibre: Mareos y náuseas, hay que masticar un trocito de raíz o tomarla en infusión.

Miel: Externamente alivia inflamaciones, regenera y purifica. Internamente, calma la tos y limpia el sistema renal.

Jalea Real: Aporte extra de energías en épocas de máximo rendimiento.

Y por último lo más importante de todo: Sol y naturaleza, mar y montaña.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada