dilluns, 26 de març de 2012

Mascarilla purificante de yogur, rosa y arcilla verde

1 yogur natural sin azucarar
2 cucharadas soperas de arcilla verde
1 cucharada sopera de agua de rosas

Añadir todos los componentes a un recipiente y remover hasta que queda una mezcla homogénea. Aplicar en la cara y mantener la mezcla unos 15 minutos más o menos. Hay que poner cierta cantidad, que quede una mascarilla un poco gruesa , para evitar que se seque y para que la arcilla pueda actuar durante todo el tiempo que la tenemos puesta, pues si se pone muy poca cantidad la mascarilla se nos secará muy rápido y la arcilla no actuará como es debido. Yo recomiendo utilizarla 1 vez al día durante varios días seguidos, hasta que se obtenga el resultado deseado. Esta mascarilla no es nada agresiva, así que no hay límite en cuanto a los días que se quiera utilizar.
Es una de las mascarilla mejores que conozco para pieles con impurezas y con tendencia al acné (si ya hay un acné instaurado hay otro tipo de mascarillas que otro día explicaré), al cabo de 3 o 4 días ya se notan los efectos de la mascarilla y es apta para todo tipo de pieles.
Los tres elementos que se utilizan en esta mascarilla son purificantes por sí solos, unidos dan un resultado fabuloso, además la arcilla nos dará un aporte extra de minerales a nuestra piel.

dimecres, 21 de març de 2012

Haz que tu luz brille

El objetivo de cada persona es liberar la luz que cada uno lleva dentro, esa parte positiva, altruista, original, alegre, creativa, auténtica y en definitiva maravillosa que eres. Eso es lo que hemos venido a hacer todos y cada de los que estamos aquí, en el mundo, en este preciso instante. Sin tener en cuenta las cartas "feas" que la vida nos ha puesto en la mano, pues están puestas ahí para superarnos a nosotros mismos y si cabe para que nuestra luz brille con más fuerza, debido a nuestra convicción en nosotros mismos y en nuestras capacidades. Piensa que no hay luz más bella y única que la tuya, porque còmo la tuya no hay otra, es única e intransferible, y todas las personas que estan a tu alrededor necesitan también de tu luz para crecer, igual que tu necesitas de la suya, pues todos estamos conectados y somos uno, entre nosotros y con la naturaleza que nos envuelve, con la Madre Tierra. Así que antes de desperdiciar tu tiempo en nimiedades y cosas que no te llenan en absoluto, que no te llevan más a que a un laberinto de sinsabores, para un momento, piensa con el corazón si realmente lo que vas a hacer, lo que vas a decir, lo que vas a pensar, resuena en tu interior positivamente, si te hace sentir bien, si te hace vibrar de alegría, de ilusión, de emoción, de bienestar... si no lo hace simplemente no lo pienses más, no lo digas o no lo hagas y haz única y exclusivamente lo que realmente te motive, te llenete ilusiones y haz que tu vida merezca la pena ser vivida, minuto a minuto, segundo a segundo, porque vida como esta sólo hay una, porque personas como tu en el mundo sólo hay una. Te mereces lo más maravilloso que hay en tí, nos merecemos lo más maravilloso que hay en tí y te mereces lo más maravilloso que hay en nosotros. escucha a tu corazón, porque él no entiende de ego, entiende de AMOR y dentro del  amor no existe malicia alguna, no existe la negatividad, no existen la envidia, ni los celos, ni el deseo de poseer nada ni a nadie... Si escuchas a tu corazón de verdad, con auténtica intención, te liberas y lograrás que tu luz brille.

dijous, 15 de març de 2012

Botiquín natural

En nuestras casas disponemos de cierto elementos, tanto alimentos como plantas que en ciertos momentos nos pueden servir de gran ayuda con algunos problemillas de salud circunstanciales que podamos tener, vamos a repasar algunos de ellos:

Ajo: Es un potente antifúngico, antiviral y antibacteriano. Lo podemos comer crudo, un poco hervido o aplicar directamente, depende del problema que podamos presentar. Nos ayudará en problemas de gripes, infecciones de garganta y parásitos, entre otros.

Cebolla: Muy útil cuando hemos cogido un resfriado, lo mejor es licuarla junto con otras verduras, ya que sola es muy fuerte y tomarla bebida, si aún así nos resulta muy fuerte o se la queremos dar a los más pequeñitos de la casa hay que blanquerla previamente, esto es hervirla un poquito, hasta que se suavice.

Limón: Antivírico, antifúngico y antiséptico, entre otras muchas virtudes, el zumo de limón lo podemos utilizar para montones de desarreglos diferentes. Para hacer gárgaras cuando haya amigdalitis, mezclado con agua o agua carbonatada mejor cuando tenemos una digestión pesada, mezclado un aceite de oliva para limpiar un poco el hígado... y externamente para cortes o heridas, se utiliza como desinfectante; para aclarar manchas de la piel; como purificantes de pieles con tendencia a acumular muchas toxinas y residuos.

Patata: Directamente aplicada sobre la piel ayuda a curar quemaduras y alivia los picores de picaduras de insectos. El jugo de patata cruda nos ayuda a mejorar en gran medida la acidez estomacal.

Tomillo: Es antivírico y antiinfeccioso. Tomar en infusión cuando tengamos una gripe o resfriado.

Manzanilla y menta: Para arreglar ligeros desarreglos digestivos, dispepsias y flatulencias, para las flatulencias son también enormemente efectivas las infusiones de anís estrellado e hinojo, unido a las dos plantas anteriores, aunque también se pueden tomar separadas.

Saúco: En infusión para mejorar estados febriles, es aconsejable que la fiebre no se corte pues es una respuesta corporal de defensa antes un ataque vírico o bacteriano, no obstante cuando pasa de 39º ya es mejor empezar a tomar medidas, así pues se puede tomar esta infusión o hacer emplastos de arcilla en la zona del abdomen o mojar con agua y vinagre la frente, el abdomen y las muñecas.

Salvia: Plantita imprescindible para las mujeres, aunque también se utiliza cuando haya resfriados. Aún así su uso más destacable es para ayudar a aliviar molestias premenstruales y de menstruación.

Vinagre: Muy útil para cualquier tipo de picadura aplicado directamente, sólo o con agua, en forma de compresas frías.

Aloe Vera: Aplicada externamente para quemaduras, para pieles acnéicas, eccemas... cualquier problema de la piel, tener en cuenta no obstante, que no es una planta hidratante, sino más bien purificante.

Aceite esencial de lavanda: Se utiliza para los dolores de cabeza, se pone una gotita en cada sien y una en el entrecejo y se hace un pequeño masaje con los dedos en sentido de las agujas del reloj; para ayudar a relajar y a dormir. Se pone en el agua del baño, en aspiración con un difusor o tomado dos gotitas en un terrón de azúcar (sólo si es puro, hay que certificar primero que es de los que se puede tomar pues hoy en día los hay que sólo son para quemar y éstos no sirven para tomar); para quemaduras, ayuda a recuperar, combinado con el aloe vera, muy rápidamente una quemadura; para cortes y magulladuras, hace un efecto similar al del limón pero además ayuda a recuperar más rápidamente el tejido; para dolores musculares suaves.

Aceite esencial de romero: Para dolores musculares más fuertes, para esto también se puede utilizar el aceite esencial de enebro, pero el de romero es mucho más seguro, pues el de enebro es fuerte y no apto para niños o embarazadas.

Aceite de hipérico: Para contusiones.

Arcilla verde: en cataplasmas externas para dolores articulares, hinchazones, picaduras, eccemas e impurezas.

Jengibre: Mareos y náuseas, hay que masticar un trocito de raíz o tomarla en infusión.

Miel: Externamente alivia inflamaciones, regenera y purifica. Internamente, calma la tos y limpia el sistema renal.

Jalea Real: Aporte extra de energías en épocas de máximo rendimiento.

Y por último lo más importante de todo: Sol y naturaleza, mar y montaña.